4 mitos sobre la ciberseguridad

0
258

Entendiendo la Ciberseguridad como la necesidad de implementar sistemas de seguridad robustos capaces de identificar y realizar acciones antes, durante y después de que se haya presentado una amenaza en la seguridad de la infraestructura tecnológica. No solo para prevenir la materialización de un posible riesgo, también para aumentar la confianza de los clientes, minimizando cualquier riesgo que pueda tener un impacto negativo en el negocio.
 
Por lo anterior es necesario identificar cuáles son algunos de los principales mitos en Ciberseguridad:
 

  1. La Ciberseguridad es un tema únicamente de TI. Pensar que las amenazas son algo que solo involucra al departamento de TI es una de las mejores maneras de que dichas amenazas tengan éxito. Es importante recordar que la Ciberseguridad implica responsabilidades en la totalidad de los departamentos de toda la organización, desde sucursales como en centros de datos o dispositivos móviles.
  2. La protección propia es suficiente. Las organizaciones deben concientizarse de cómo el resto de las empresas con las que interactúa abordan el tema. Algunas de las brechas de seguridad más grandes en los últimos años se han originado por terceras partes. Recordemos que la seguridad es tan fuerte con su eslabón más débil.
  3. La seguridad digital y física son sistemas separados. En un mundo automatizado en el cual se conectan cada día más dispositivos, como el elevador de un edificio o el sistema de transporte público, los cuales son controlados de forma digital. Ahora es posible que un atacante pueda modificar el software de un dispositivo y ocasionar un daño severo en la infraestructura física lo cual puede tener un impacto negativo con posibles consecuencias catastróficas.
  4. Nunca se ha sido objeto de un ataque o una brecha de seguridad. El tipo de pensamiento bajo la idea de “eso nunca nos pasará”, es prácticamente una garantía de que sucederá. Es sumamente riesgoso tener una confianza total en la fuerza de la seguridad implementada mediante los diferentes dispositivos de seguridad, no existe la seguridad perfecta.

 
La seguridad debe de ser primeramente preventiva y ver los ataques como una oportunidad para aprender y hacer crecer ese conocimiento.