¿Estamos tomando en serio la seguridad informática?

0
57

Los ciberataques son el tercer riesgo mundial más probable para los siguientes años para el futuro de todas las naciones del planeta, solo detrás de las condiciones climáticas extremas y los desastres naturales.  Estos fueron los hallazgos del  “Global Risk Report 2018” del Foro Económico mundial lanzado hace apenas un par de meses. Este año es la primera vez que los ataques cibernéticos se han convertido en los cinco principales riesgos mundiales  en términos de probabilidad , seguido muy de cerca por el robo o mal uso de los datos personales.En 2017, se intensificaron de manera considerable los riesgos cibernéticos , tanto en su prevalencia como en su potencial destructivo. Ejemplos notables fueron los ataques de WannaCry que afectó a más de 300 mil computadoras en 150 países y NotPetya que causó perdidas por más de 300 millones de dólares alrededor de todo el mundo.

Los riesgos cibernéticos están afectando a la sociedad y la economía en “formas nuevas y más amplias”, impactando no solo al sector corporativo sino también a las infraestructuras gubernamentales, la esfera geopolítica , empresas y negocios y la sociedad en general.

El futuro no es muy altentador, la escala y sofisticación de los ataques va a crecer a medida que  aumenta la exposición cibernéticas de las empresas con la proliferación de dispositivos interconectados,  ampliando de esta manera, la superficie de todos los ataques.

Hoy en día, hay una necesidad de una mayor inversión en la gestión del riegos cibernético  y de manera general, no tenemos los recursos suficientes para intentar mitigar este riesgo.

El riesgo cibernético está emergiendo rápidamente como un gran dolor  de cabeza en todas las instituciones publicas y privadas del mundo.  A pesar de muchos esfuerzos, México está muy lejos de colocarse en los primeros lugares si hablamos de seguridad informática.  En nuestro país, más de 22 millones de personas son afectadas por diversos delitos cibernéticos cada año, con un costo de hasta 5 mil millones de dólares.  Hace unos meses,  el caso de SPEI dejó a la vista la falta de una ciberseguridad bancaría más fuerte, el sistema financiero sufrió un ciberataque que causó un impacto directo estimado de al menos 300 millones de pesos de acuerdo con el Banco de México y con un impacto indirecto difícil de determinar.

Si bien la mayoría de los ciberataques están dirigidos al sector financiero ( que por cierto, es el que más invierte en fortalecer sus estrategias de ciberseguridad en el país), es indispensable reconocer que todas las industrias y tipos de empresas están expuestas a sufrir ciberataques.  El 87% de las empresas mexicanas,  han sufrido un incidente de seguridad, y esto es un 13% mayor que el  promedio mundial.  Las empresas mexicanas deben poner un mayor interés a este tema, los ataques cibernéticos serán cada vez más frecuentes y más allá de un tema económico, podrían costar vidas humanas y eso es realmente preocupante. Como país, debemos tener una visión a futuro de los riesgos a los que nos enfrentamos y hacer todo lo posible por mitigar el tema.